La problemática mundial de la soya requiere soluciones que a nivel mundial. Tomando en cuenta que los problemas son apremiantes y de gran envergadura, la Coalición Holandesa de la Soya hace un llamado urgente a todos los actores relevantes a que contribuyan a reducir los impactos que causan la producción, el transporte, el procesamiento y el consumo de la soya.

¿Cuál es el problema?

La soya se ha convertido durante los últimos años en uno de los cultivos comerciales más importantes a nivel mundial. Holanda es el segundo país importador de soya más grande del mundo, después de China. Asimismo, al ser un gran procesador, se constituye en un actor importante dentro del mercado mundial. La soya es muy rica en proteínas y en Europa se utiliza principalmente para la producción de concentrado para animales.

Para el cultivo de la soya, se talan grandes áreas de bosques tropicales y pampas en Sudamérica, lo cual significa que la soya se ha convertido en una de las principales causas de la destrucción de la naturaleza. La expansión de los cultivos de soya va acompañada de conflictos por la tenencia de tierra, la violación de los derechos de los trabajadores, la contaminación del medio ambiente, la erosión del suelo, y problemas de salud, así como la pérdida de la seguridad alimentaria local y de oportunidades laborales en Sudamérica.

  • cada año, entre 1.5 y 2 millones de hectáreas de bosques tropicales y pampas desaparecen como consecuencia del cultivo de soya (lo cual equivale a la mitad del área total de Holanda);
  • los pequeños campesinos y las comunidades locales se ven forzados a dejar sus tierras para dar paso al cultivo de soya a gran escala;
  • el cultivo de soya no genera casi nada de oportunidades de trabajo; por el contrario, en algunas áreas de producción las condiciones de trabajo son muy pobres;
  • la soya se produce para la exportación y por consiguiente no contribuye a la producción de alimentos para el mercado local;
  • el noventa por ciento de toda la soya producida está destinada a la producción de concentrado para animales. Esto significa que constituye un motor importante para la producción pecuaria intensiva, lo cual es un sector que se caracteriza por causar una contaminación seria al medio ambiente y también el sufrimiento de los animales, a la vez que contribuye a la distribución no equitativa de los alimentos;
  • se está incrementando constantemente el uso de semillas genéticamente modificadas. La manipulación genética no solamente es una técnica impredecible, sino que también está acompañada de un incremento en el uso de fertilizantes artificiales y pesticidas. Algunas de las consecuencias que esto tiene son mayor erosión, contaminación del agua y problemas de salud.

La producción pecuaria intensiva en Holanda utiliza a gran escala la soya que ha sido producida en Sudamérica. Noventa por ciento de toda la soya que se importa es procesada para fabricar concentrado. Los que reciben más beneficios por la importación barata de soya son aquellos que cultivan reses, puercos y gallinas de engorde. Como consecuencia de ello, Holanda tiene que enfrentar serios problemas por el exceso de restos de abono, mientras que en Sudamérica se deben recuperar los nutrientes extraídos utilizando grandes cantidades de fertilizantes artificiales que contaminan el medio ambiente. De la misma forma, las importaciones baratas de soya imposibilitan una producción regional sostenible de concentrado en Holanda y en Europa, puesto que los paises europeos no somos capaces de producir un concentrado que pueda competir con el concentrado importado.

¿Qué es la Coalición Holandesa de la Soya?

Diez organizaciones holandesas se han organizado para conformar la Coalición Holandesa de la Soya: Both ENDS (secretaría), Stichting Natuur en Milieu, Comité Nacional Holandés para la UICN, Amigos de la Tierra Holanda, Oxfam Novib, WWF y Solidaridad. AIDEnvironment, una agencia sin fines de lucro dedicada a la investigación y la asesoría, brinda apoyo en la materia.

La problemática mundial de la soya requiere soluciones a nivel mundial. Por esa razón, la Coalición Holandesa de la Soya trabaja junto con muchas organizaciones en Sudamérica, Europa, los Estados Unidos, India y China. De esa manera, tiene contacto con organizaciones (campesinas) sudamericanas, comunidades locales que han tenido que dejar sus tierras para dar paso al cultivo de la soya, pequeños campesinos soyeros, organizaciones que llevan a cabo un cabildeo en contra de las políticas agrícolas de la Organización Mundial del Comercio y organizaciones que se dedican a mantener abierta la discusión sobre la soya genéticamente modificada.

Declaración de Misión de la Coalición Holandesa de la Soya

La producción de soya está causando graves impactos sociales y ambientales en los países productores de soya. Tales impactos incluyen la deforestación, conflictos en torno los derechos a la tierra y problemas de salud a causa de la aplicación de pesticidas. Dado que los Países Bajos es el segundo mayor importador de soja del mundo, las Organizaciones de la Sociedad Civil holandesas juntaron fuerzas dentro de la Coalición Holandesa de la Soya para apoyar y complementar el trabajo de las organizaciones socias en los países productores de soya.

La DSC apela a todos los actores de la cadena de valor de la soya – desde productores a consumidores para que tomen medidas concretas tendientes a reducir los impactos sociales y ambientales de la producción de soya. Los actores no solo deberían aspirar a una producción de soya más responsable; sino que el consumo de soya también debería verse reducido. Durante los próximos cinco años, la DSC desarrollará la siguiente misión, visión y estrategia, promoviendo tres elementos clave de cambio.

1. Misión

Nosotros, la Coalición Holandesa de la Soya, aspiramos a reducir los impactos negativos de índole social y ambiental de la producción, el transporte, el procesamiento y el consumo de soya.

2. Visión

Para lograr nuestra misión la Coalición Holandesa de la Soya trabaja sobre una combinación de temas, apuntando a diferentes audiencias.

2.1. Los temas: Las 3 Erres

Soja Responsable

Dos actividades tienen el objetivo de hacer más responsable la cadena de valor de la soya:

  • Reducir los impactos de la producción de soya, o introducir mejoras en el sistema: En este punto, aspiramos a reducir los impactos o mejorar los aspectos la actual producción de soya. Ejemplos de esto son mejores prácticas de gestión o posibilitar a los pequeños productores para que produzcan soya certificada.
  • Posibilitar la ‘plena’ sustentabilidad, o mejorar el sistema: En este punto aspiramos a lograr la ‘plena’ sustentabilidad de la producción de soya, incluyendo una gama más amplia de temas en torno a los derechos de los productores (pequeños), diversidad de semillas y relaciones de poder en la cadena.

Reemplazo

Uno de los principales usos de la soya es como ingrediente de forraje animal. Las actividades desarrolladas bajo este tema apuntan a reemplazar la soya en el forraje por otros ingredientes ricos en proteínas. Ejemplos de actividades incluyen la investigación y proyectos piloto sobre cultivos alternativos para alimento animal que pueden ser producidos en Europa. Al bajar la demanda de soja de esta manera, las amenazas causadas por la expansión de la producción de soya en Sudamérica pueden ser contrarrestadas.

Reducción

Estas actividades aspiran a reducir el consumo (de carne). Dado que la soya es usada principalmente como forraje animal, reducir el consumo de carne puede contribuir a reducir los impactos de (la expansión de) la producción de soya. Un ejemplo de las actividades desarrolladas bajo este tema es la concientización de los consumidores sobre el vínculo existente entre el consumo de carne y los impactos de la producción de soya en Sudamérica. Las actividades también abordan otro uso importante de la soya para producir biodiesel. Los miembros de la DSC trabajarán, en colaboración con otras ONGs dedicadas a este tema, para reducir el uso de productos alimenticios de animales como biocombustible.

2.2. Las audiencias a las que se apunta

Para alcanzar nuestra misión, la Coalición Holandesa de la Soya apunta a y trabaja sobre cinco tipos de actores.

  1. Organizaciones de la Sociedad Civil (organizaciones socias en el Sur, Europa y Estados Unidos)
  2. Gobiernos (Locales) (principalmente organizaciones gubernamentales holandesas e instituciones de la UE)
  3. Productores (pequeños, medianos y grandes productores)
  4. Instituciones industriales y financieras (organizaciones holandesas e internacionales y organizaciones subsisiarias)
  5. Consumidores y medios de comunicación (en los Países Bajos)

Bajar la Declaración de Misión

¿Qué es lo que Usted puede hacer?

Consumidores

A través de campañas publicitarias, la coalición busca que el consumidor llegue a conocer los efectos que tienen el cultivo de la soya y su expansión, los cuales a menudo son negativos y se desconocen. Los aspectos más importantes son:

  • la relación que existe entre el consumo holandés (de carne) y el deterioro de la situación medio ambiental y socioeconómica en las tierras donde se produce soya. Si se come menos carne o se hace de manera más consciente (por ejemplo, carne orgánica), todos pueden contribuir;
  • los importadores y procesadores de soya pueden contribuir a que el cultivo de soya se lleve a cabo de manera más responsable a través de la aplicación de criterios para la compra. Los consumidores, junto con las organizaciones que conforman la Coalición Holandesa de la Soya, pueden presionar a estas empresas para que apliquen dichos criterios;
  • los consumidores pueden ejercer presión para que la gente tome en serio las prácticas empresariales con responsabilidad social, al insistir preguntando de dónde proviene la soya, por ejemplo en los supermercados y en las empresas.

Empresas

Las empresas también deben cumplir con sus responsabilidades. Se han definido criterios sociales y ecológicos mínimos para la producción de soya dentro de una amplia coalición de cooperación de organizaciones no gubernamentales de Brasil. Estos requisitos mínimos son el fundamento de las discusiones que los miembros de la Coalición Holandesa de la Soya llevan a cabo con empresas, multinacionales y bancos con representación holandesa.

Los requisitos mínimos establecidos son:

  • la soya se produce tomando en cuenta la legislación local respecto a la tenencia de la tierra, los derechos de los trabajadores, el medio ambiente y el derecho a la libre asociación;
  • ni la producción ni el transporte de soya han tenido efectos adversos sobre áreas ricas en términos ecológicos, tales como bosques tropicales húmedos, pampas o humedales;
  • la producción de soya cumple con los requisitos medio ambientales nacionales e internacionales respecto al uso y gestión del agua y de la tierra;
  • la soya se produce en parcelas de tamaño limitado (la finalidad de esto es proteger la biodiversidad y a los campesinos locales, así como evitar la erosión);
  • con el fin de frenar la deforestación, la soya no puede proceder de tierras que hayan sido deforestadas después de un tiempo límite establecido;
  • los pequeños productores han gozado del acceso a mercados;
  • la soya no ha sido genéticamente modificada.

Autoridades

El papel que desempeñan los gobiernos nacionales es crucial, en términos de velar porque la cadena de la soya sea sostenible. Deben definir normas que obliguen a todas las empresas a tomar medidas concretas. Se debe premiar a aquellas empresas que tomen la delantera y disuadir a las que se queden atrás. El propio sector privado también se ve favorecido por la existencia de normas aplicables a todas las empresas. Lo que es válido para uno es válido también para todos – solamente los gobiernos pueden garantizar que esto ocurra. La Coalición Holandesa de la Soya impulsa el desarrollo de esta normativa.

Para más información:

Secretaría de la Coalición Holandesa de la Soya

Both ENDS

teléfono: 31-20-6230823

correo electrónico: nsc@bothends.org

www.sojacoalitie.nl